Y llegaron los 2 añitos...!

¿Qué mejor entonces que empezar este blog, como terminé el anterior? Siiii...!!!, con los videos de mi mamá y mi tía que permiten hacer un recorido por el tiempo que ya llevo en este mundo.
...

Para la tía Cris, que lo mira por TV, o por la web... Je!

Mi Mozart...

♪♫ La cuculacha ...♫♫

Juegos y pláticas de hombes

...

Gusano loco... Divertidísimo!!!

Mmm... No estamos muy convencidos

Mirando caer la lluvia

En el Parque Japonés

...

Bailando con las estrellas

Cantar hasta desfallecer...

Queré Pepi, a tía?

Tizi cavernícola en la fiestita del Jardín

Cenando sassissa

Charla con mamá

Otra de Hi 5...

Cuánto amor a la abu...

Fan de Hi 5

En calesita y con mi música preferida!

Little Mika (con inesperado final...!!!!!!!!!)

El extraño caso de Tiziano y Mr. Toti

Las prácticas de teclado marchan super bien...

...

La piñata!!!

Mis papelitos de colores

♪Do, re, mi...♫♪♫

domingo, 27 de febrero de 2011

Mi primer paseo al Zoo

Si alguien me hubiese dicho que esos animales que suelo ver en la tele, los iba a ver, todos juntos, en un solo día y un solo lugar,

habría pensado que era una locura.Pero ahí estaba yo, en el Zoo,

con las abus

y con mi mamá,

dándole de comer a los más dóciles,






y observando con asombro y emoción, a los más salvajes.

Hubo tiempo también, para trepar en todo lo que fuera más alto que el suelo,

y para unas vueltas en calesita, una muy particular, con escalera.


Uno de los animales que más me gustó fue la jirafa.

En la granja pude ver conejos, cabras, gallinas, y hasta la famosa vaca.



Pero el más impactante de todos, para mí, fue el elefante, que hasta nos dio un show, bañándose delante nuestro.

sábado, 26 de febrero de 2011

El último alfajor

jueves, 17 de febrero de 2011

... Y por fin, en Rosario

El tan esperado reencuentro con Kiara y el paseo prometido al Parque 27 de Febrero.


Pero, ¿qué pasa? ¿No piensan abrir?

Vamos! Queremos entrar!

Y bueno..., paciencia...


Ya estamos dentro, y el paseo en tren por todo el parque, es obligado.

Nos subimos con nuestras mamis, que no paraban de reirse.

Nos tomamos de la mano y...,

a disfrutaaaarr!!!

Bueno, admito que todo nos daba un poquito de miedo y desconfianza pero,

para la próxima, prometemos reirnos.

Y allí se erigía el imponente "gusano loco", la tan mentada promesa de aventura y diversión.

Y allí estábamos nosotros, dispuestos a montarnos sobre aquel bicharraco amarillo que otrora, hiciera felices a nuestras mamis, a mi tía, y hasta a mi abuela.

Nos subimos cerca de la cabeza y en la cola, en distintas vueltas.

Fue muy, pero muy divertido!!!

Realmente valía la pena...

En otro momento, nos pusieron en unas tazas gigantes

que giraban como locas en una pista, y que no nos tenía muy convencidos hasta que,

logramos relajarnos un poco.

Encima, no tuve mejor idea que querer subir al tren fantasma! Menos mal que iba con mi mami... Yo no recuerdo, pero hay testigos que aseguran que cuando bajé dije: "No gutó".

Menos mal que para bajar los niveles de adrenalina, existen las calesitas... uff...

Y en este parque hay dos: Una tradicional, con caballitos y esas cosas, y la otra con autos y naves muy originales, parecidos a los de verdad.

La pasamos super bien allí.

Hermosa tarde en el parque, compartida con mi amiga, con la que nos llevamos genial.


Kiara es la anfitriona perfecta y como tal, preparó unos ricos mates.

El primero, para probar, como corresponde a todo buen cebador,

y luego uno para mí.

Pero es de caballeros devolver la gentileza asique,

yo cebé también para ella.

Sábado con las chicas, y domingos con la familia. Asi pues, marchamos a lo de la tía Silvia, que nos amasó unos super ñoquis!
Con la tía Eleo, le dimos de comer a las tortugas.
Cómo les gusta la lechuga! Y buah!, tendré que probarla algún día...


En estas vacaciones no me olvidé de practicar música. En casa de la tía Barbi, toqué la batería,

que como era el doble de grande que la mía,

alcanzó para mi mamá y para mí. Qué dupla nos mandamos!

Y en casa de la tía Noe, me dediqué a algo menos estruendoso, como la flauta.



A mi tía le gustaba oirme.

En realidad, a mi tía le gustaba que estuviera ahí, en su casa.

Tampoco faltó oportunidad de cancherear un poco, vestido al estilo Mika.

Lo que no recuerdo es si Mika se mete el dedo en la nariz...

Otro que me visitó en esos días fue el tío Martín. Hacía mucho que nos veíamos.

Estuvimos jugando un rato.

Y llegó el momento de pegar la vuelta.
Mientras esperábamos el micro, la tía y yo, nos entretuvimos con un perrito relindo que había en la terminal.

Uno de muchos abrazos,

y las caras,

que se iban poniendo

cada vez más tristes.

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger.
Modificada por tilie